**

En la charla con estudiantes, docentes y líderes del sector, Édgar Revéiz enfatizó en la necesidad de encontrar qué nos une como país y como economía.

**

Un diagnóstico poco alentador para el país, en materia de institucionalidad y comportamiento de los sectores productivos, acompañado con lo que podrían ser algunas soluciones en términos de gobierno, entregó el especialista e investigador Édgar Revéiz en medio del conversatorio ¿Cuál es la misión más importante de Colombia en el marco de la agenda país?.

Revéiz, secretario General de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, definió algunas tareas, como conservar los equilibrios macroeconómicos y sociales críticos, es decir, los equilibrios fiscal, social y ambiental; de igual manera, mejorar la productividad y la competitividad relativa frente a Estados Unidos e identificar nuevos mercados líderes.

Otro de sus planteamientos hechos en la jornada consistió en ejecutar una planeación concertada a largo plazo (a al menos 30 años) de las grandes infraestructuras nacionales y territoriales, con lo que se permita combatir la rapiña depredadora y corrupta de la 'mano invisible', caracterizada por los mesocontratos, la cooptación y la corrupción.

El especialista entregó un preocupante listado de formas de mesocontratos (pactos entre grupos de interés y lobbies con sectores del Estado y reguladores), con los que se captura y se manipula el poder del Estado en una muestra de "egoísmo, ya que buscan mecanismos de privilegio y aseguramiento de ciertos grupos, lo que vulnera el interés público".

En principio, hay mesocontratos agrario, de vivienda y desarrollo urbano, laboral, político-clientelista, de la paz, de crédito de fomento y operaciones de salvamento, fiscal, de las importaciones, cafetero, del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, de justicia y extradición, de los medios, de la seguridad social y de la descentralización.

A los asistentes les expuso la medición del Índice de Competitividad Global 2017 - 2018, en el que Colombia ocupa el puesto 66 entre 137 países medidos, y en el que, por aspectos específicos, en Instituciones aparece en el puesto 117; en Infraestructura, 87; en Eficiencia en buenos mercados, 102; en educación superior y emprendimiento, 66; en eficiencia en mercado laboral, 88; en innovación, 73, y en educación primaria y salud, 88.

"En infraestructura, estamos bastante atrasados. En salud y educación, estamos hablando de que son los pilares básicos y sin ellos no podremos avanzar. Ese tema es transversal a la discusión de la agenda país y un vínculo directo con la democracia, las capacidades, los valores y el accionar de las autoridades, de cuál sería el ejemplo a seguir", precisó Jhon Fredy Ariza, profesor de Economía de la Universidad del Tolima.

Cifras y acciones definitivas

A raíz de sus indagaciones en temas económicos, Revéiz entregó otros diagnósticos, como la denominada Década perdida en Colombia (2000 - 2010), manifestada en la notable reducción en el crecimiento porcentual de la agricultura (de 4.5 entre 1970 y 1979 a 2.7 % entre 1980 y 1989 y a 1.4 % entre 2000 y 2010) y la minería (de 7.0 % entre 1990 y 1999 a 3.4 entre 2000 y 2010).

De ahí que Iván Darío Hernández, profesor del programa Economía de la Universidad de Ibagué, comentó que "una de las cosas más difíciles es encontrar misiones, pues son un punto medio entre los retos demasiado amplios y los proyectos dispersos, que también tienen una razón de ser y nos permite tener cohesión de proyecto sin perder el norte de los grandes retos".

Sobre la necesidad de planeación a largo plazo y la creación de sistemas de planeación, el docente enfatizó en la importancia de pensarnos más allá de capturas de poder y de corrupción, "saber cómo hemos respondido como sociedad con un sistema informal al sistema del Estado y las instituciones. Cómo abordar este aspecto de forma organizada, para procurar estar en un sistema formal".

Conseguir un sistema tributario estable, minimizar el riesgo de las instituciones, mejorar la tasa de intermediación bancaria y potencializar el fomento del emprendimiento, sumado a las acciones que en general promueva la academia, son otras de las soluciones expuestas en esta jornada, organizada entre la Academia Colombiana de Ciencias Económicas y los programas de Economía de la Universidad del Tolima y la Universidad de Ibagué.